¿Cuándo debo ir al psicólogo? Los beneficios de pedir ayuda profesional para volver a sentirte bien

¿Alguna vez te has sentido desbordado anímicamente? ¿El malestar te ahoga cada día sin poder hacer nada para solucionarlo? Aunque creamos que podemos superar las preocupaciones solos o que con ayuda de nuestros familiares y amigos seremos capaces de solucionar los problemas, a veces esto no es suficiente.

Todos en algún momento de nuestra vida nos hemos encontrado mal, hemos pasado por momentos muy dolorosos o hemos tenido que lidiar con situaciones nuevas o estresantes. En ocasiones, los sentimientos y los pensamientos negativos son tan intensos que pueden derivar a problemas mayores como la ansiedad, la depresión, las fobias o los miedos irracionales, que terminan bloqueando y tomando el control de nuestra vida, tanto en el ámbito laboral, social, como familiar.

Y es aquí cuando ha llegado el momento de acudir a un profesional. El psicólogo es especialista en salud mental, por lo que puede ayudarte a identificar el origen y la causa del problema, proporcionándote las herramientas necesarias para afrontarlo.

El espacio de la consulta es un lugar donde podrás hablar y expresar tus dudas, temores y problemas sin sentirte juzgado. A veces, el simple hecho de ser escuchados o validados ya tiene un poder terapéutico. Además, todo ello te ayudará a conocerte mejor y a desarrollar una mayor autoconfianza y autoestima.

Pero, ¿has pensado en ir al psicólogo por gusto? Tal vez no tengas un problema explícito o estés pasando por una crisis, pero sí que puedes encontrar el apoyo o el impulso definitivo que necesitas para lograr tus objetivos con la ayuda de un especialista. O en otros casos quieres eliminar de tu vida hábitos nocivos que puedan dañar tu salud física y mental o potenciar habilidades que duermen en tu interior.

Hace años ir al psicólogo podría parecer raro o algo fuera de lo común. En la actualidad, este método terapéutico es más recurrido y necesario de lo que pensamos, sobre todo después de haber pasado una pandemia mundial. De hecho, esto no nos hace débiles, sino al contrario. Admitir que tenemos un problema y que queremos solucionarlo es toda una muestra de valentía que nos convierte en una persona más resiliente.

No hay una edad definida para ir al psicólogo, ya que esto va a depender de la personalidad y vivencias de cada persona, independientemente de si se trata de un adulto o de un niño.

En Clínica El Romeral ofrecemos sesiones de psicología adaptadas a cada paciente. No dudes en ponerte en las manos de nuestros profesionales en salud mental que estarán encantados de ayudarte.

 

NUEVO
SERVICIO
ECOGRAFÍA Y
RADIOLOGÍA