Alejandro Alonso Pérez, dermatólogo: «El principal motivo para venir al dermatólogo es la revisión de los lunares»

 

Alejandro Alonso Pérez es dermatólogo de profesión desde hace más de 20 años. Ha trabajado principalmente en Madrid, y desde hace aproximadamente un año, desempeña su labor en Clínica El Romeral Antequera.

 

P-¿Por qué decidiste ser dermatólogo?

R-Es una buena pregunta. La verdad que tenía en mente más especialidades. Pero especialmente me gustan las infecciones cutáneas y dentro de la dermatología existe esa rama que son las enfermedades venéreas y fue lo que más me atrajo. Realmente es bonito ejercer la medicina en cualquiera de sus especialidades, podría haber escogido otra cosa y estaría feliz.

 

P-¿Qué es lo que más valoras de tu trabajo?

R-Como médico, la capacidad de ayudar aunque sea mínimamente a toda esa gente que viene agobiada con sus problemas médicos por pequeños que sean. La dermatología está llena de cosas aparentemente banales que para ellos no lo son y nuestro deber es ayudarles.

 

P-¿Ha evolucionado la dermatología en los últimos años?

R-Muchísimo. Desde que salí de la residencia de dermatología y terminé mi formación en el Hospital Universitario de la Princesa, en Madrid, apenas había dermatología estética. Ahora muchísimos dermatólogos se acaban centrando en la parte estética, en mi opinión, un poco en detrimento de la parte médica.

 

P-¿Qué tratamientos realizáis? 

R-No todos los centros pueden disponer de todos los tratamientos que hay en el mercado. De momento, en Clínica El Romeral, dispongo de consulta médica y cirugía menor. Esperamos poder incorporar todo lo relacionado con el aparataje de los láseres vasculares, láseres de manchas en breve. Hay mucha maquinaria al servicio del dermatólogo.

 

P-¿Cuándo debe una persona acudir al dermatólogo? ¿Por qué es importante?

R-El principal motivo para venir al dermatólogo aunque aparentemente no tengas ni sientas nada o ningún síntoma especial es la revisión de los lunares. Esta es la única faceta del dermatólogo que realmente es importante y que puede derivar en problemas vitales. Hablamos de la degeneración de un lunar a un melanoma y eso se previene de manera muy sencilla viniendo al dermatólogo.

 

P-¿Está la gente concienciada de la importancia de cuidar nuestra piel?

R-Creo que se está produciendo un ‘boom’ en el conocimiento médico en general, pero en dermatología es cierto que nos encontramos con pacientes un poquito más informados que antes. Sobre todo en tema de fotoprotección. Y es  verdad que cada vez vienen más a mirar los lunares, no porque hayan visto algo, sino por pura prevención. Yo creo que sí, que la gente está más puesta que nunca en este tema.

 

P-¿Consejos útiles para el cuidado de la piel?

R-Siempre incido mucho en el fotoprotector. Estamos realizando una gran labor preventiva para evitar muchísimos tumores de piel. La gran mayoría de ellos y otras patologías están relacionadas y pueden empeorar con el sol.  Para echar un cable a nuestro estupendo sol mediterráneo, hay que decir que existen patologías que mejoran con la exposición solar por lo que hay que saber aconsejar bien al paciente.

 

NUEVO
SERVICIO
ECOGRAFÍA Y
RADIOLOGÍA