Por qué debes perder el miedo en tu primera visita al ginecólogo

Plantearse ir al ginecólogo por primera vez puede llegar a ser un momento verdaderamente aterrador para muchas jóvenes que no solo pueden sentirse avergonzadas a la hora de comentárselo a sus padres, sino que además asocian su primera exploración a una experiencia traumática a causa del dolor.

Pero lo que es cierto es que ir al ginecólogo o hablar de sexualidad ya hace tiempo que dejó de ser un tema tabú. También es hora de terminar con el mito de que las pruebas son dolorosas, pues nada más lejos de la realidad únicamente se notará alguna pequeña molestia.

Aun así, es comprensible que la primera visita sea la más insegura y la más difícil de afrontar, pudiendo llegar a convertirse en un verdadero quebradero de cabeza para muchas mujeres, que además, les incomoda que sea un hombre el especialista que las trate. En cualquier caso, ya son muchas más las mujeres que se dedican a esta rama de la medicina, por lo que hay dónde elegir.

En Clínica El Romeral contamos con la profesionalidad y cercanía de Carmen Vegas, ginecóloga especializada desde hace más de 16 años, quién te escuchará, aconsejará y ayudará en todo momento, creando un auténtico clima de confianza y empatía en el que sentirte verdaderamente cómoda y dejar el miedo atrás.

¿En qué consiste la primera consulta?

De acuerdo con la doctora Vegas, el aspecto más importante de las revisiones ginecológicas es el trabajo de prevención que se realiza para evitar o solucionar el desarrollo de cualquier patología en el aparato reproductor femenino o en caso contrario, confirmar el buen estado del aparato genital.

Es por ello que en una primera revisión, lo primero que se hace es elaborar el historial clínico de la paciente. En este sentido, se realiza una entrevista para conocer sus antecedentes personales y ginecológicos. Preguntas sobre la menstruación, las relaciones sexuales, métodos anticonceptivos, cirugías, medicamentos ,etc.

Tras ello, se realiza una exploración ocular de los genitales femeninos internos y externos en la sala de exploración y luego, normalmente, se hace una citología para valorar el estado del cuello del útero.

Además de controlar el buen desarrollo del aparato genital, la doctora realiza una exploración mamaria para detectar la posible existencia de algún signo alarmante. En casos más específicos, también se realizan ecografías transvaginales y abdominales, así como se solicita alguna prueba complementaria.

 

Ahora bien, ¿cuándo debemos visitar por primera vez un ginecólogo?

Según explica la doctora Vegas, no hay establecida ninguna edad concreta. Por motivos de prevención, lo adecuado es acudir cuando la mujer inicie la vida sexual activa o bien cuando se detecte algún motivo aparente o urgente, ya sea una molestia, síntoma o patología asociada a esta especialidad.

Es imprescindible acudir a una revisión ginecológica, al menos, una vez al año. Los casos concretos que necesiten algún de seguimiento, será el propio especialista quien marque el calendario de citas.

La ginecología ha cambiado mucho con el paso de los años. Si es la primera vez que vas a una consulta, intenta ir todo lo tranquila que puedas y sé lo más sincera posible para que en Clínica El Romeral podamos ayudarte en todo lo que esté en nuestras manos. ¡Te esperamos!

 

NUEVO
SERVICIO
ECOGRAFÍA Y
RADIOLOGÍA